POR FAVOR, LEER ESTO ANTES DE LEER EL BLOG

Este blog está abierto a cualquier comentario, opinión y demás que quieran expresar.
Sin embargo, ni blogspot.com, ni el autor de este blog serán responsables por deserción de carreras, mítines políticos, entre otras cosas más que pudieran desencadenarse por leer estas entradas.
Por su comprensión, gracias.

viernes, 7 de agosto de 2009

Carcacha... no dejes de "tambaliar".

Sean bienvenidos a la entrada 104 del blog, que el próximo mes de Septiembre cumplirá ya 2 años gracias a todos ustedes que hacen favor de leerme, comentar, criticarme, apoyarme, etc. Esta entrada la dedicaré a un tema que el Gobierno Federal ha tratado de implementar, como siempre, sin pensar en su planeación ni en sus consecuencias: me refiero al "canje" de vehículos viejos por vehículos nuevos.

De tiempo atrás, se tenía contemplado ya que hubiera una chatarrización de los coches que tuvieran entre 10 años y más de antigüedad. La idea venía de los últimos años del gobierno de Ernesto Zedillo y continuó bajo el mandato de Vicente Fox. Pero ninguna de las 2 administraciones le había "entrado" tan a fondo como lo intenta hacer Felipe Calderón.

A través de la Secretaría de Economía, el Gobierno Federal, que preside el propio Calderón, lanzó un programa "abierto" a todo aquél que quisiera cambiar su "carcachita" de más de 10 años por una nueva. Para "subsanar" ese canje, el Gobierno daría $ 15,000 a cada persona que fuera a dejar su coche viejo para ser chatarrizado. Entonces, ese dinero que se obtendría a cambio, se utilizaría como un enganche para comprar uno nuevo en las agencias que estuvieran afiliadas a este programa. Por cierto, el coche nuevo a elegir no puede exceder los $ 215,000 como máximo, porque si no, el programa ya no tiene efecto.

La idea suena muy bonita si viviéramos en un país llamado "Utopía". Pero como bien lo señalaba el periodista financiero David Páramo en su programa "Poder Financiero", esta buena intención del Gobierno está destinada al fracaso. Y es así por varias razones: 1.- Si una persona tuviera el suficiente capital para comprar un coche y renovar el que ya tenía, no se tendría que esperar a los $ 15,000 del Gobierno Federal para cambiar su automóvil, ya hubiera comprado uno nuevo hacía tiempo atrás; 2.- ¿De qué le servirían $ 15,000 a una persona que sabe que por su salario o por ser desempleado no podría seguir pagando mensualidades por un coche nuevo?; 3.- ¿Qué tal si la persona que va a tramitar esta nueva propuesta gubernamental no está sujeta a crédito, le hacen "caca" su coche y le niegan la posiblidad [en la agencia] de comprar uno nuevo precisamente porque nunca ha sacado un crédito o porque está fichado en el Buró de Crédito?; 4.- ¿No sería más fácil también abrir la posibilidad a obtener un crédito y los mismos $ 15,000 por un auto seminuevo que no rebase los 10 años de antigüedad?

Bien lo dicen los miembros de las agencias automotrices: "es un programa piloto". Pero precisamente por ser piloto, deberían haberlo planteado mejor, para que, en caso de que tuviese éxito, se pudiera implementar al grado de que toda la población mexicana (clasemediera o de clase baja) pudieran tener un coche, si no 100 % nuevo, por lo menos de años recientes. O ustedes, amables lectores, ¿qué opinan? Por cierto, ¿ya registraron su celular en el RENAUT? Porque ese es otro desmadre... (o bueno, así le pasó por lo menos a un familiar mío que quiso registrar su número y lo mandaron olímpicamente al demonio si no iba al RENAPO a checar sus datos...) en fin.

martes, 4 de agosto de 2009

Cero emisiones... Cero opciones.

Bienvenidos una vez más a este blog, amables lectores. En esta entrada, la 103, abordaré un tema que, como todos los referentes al gobierno, es un vil desmadre. Me refiero al "Corredor Cero Emisiones", programa que inició el Gobierno del Distrito Federal para erradicar a los contaminantes microbuses que circulaban por las arterias importantes donde se introdujo esta "nueva" forma de transporte.
Desde hace tiempo atrás, el GDF ha tratado de implementar políticas que resulten en una buena conciencia ecológica en pos de hacer una Ciudad que compita en nivel con otras importantes como París, Tokio, Londres, Barcelona, Madrid, Nueva York y otras más. Aunque la preocupación del gobierno de la Ciudad de México no es tan descabellada y es necesaria en estos tiempos, no es del todo bien planeada.
En esta primera mitad del 2009, el gobierno capitalino ha implementado la sustitución de autobuses y microbuses que circulaban por las vialidades principales. Esto, aunque se ha visto en los últimos meses, no es nuevo. Basta recordar cuando se anunciaba con bombo y platillo el Metrobús en 2005 y que hoy en día ha sido un transporte insuficiente e ineficaz, sobre todo, desde que se puso como terminal intermedia a Buenavista y a la Colonia del Valle porque ampliaron la ruta de Doctor Gálvez, al inicio de CU, hasta el Monumento al Caminero, en la salida a la Carretera a Cuernavaca. Pero a últimas fechas, y a raíz del reencarpetamiento del Circuito Interior de la proximidad del 2010, año en que se conmemorará el Bicentenario del inicio de nuestra Independencia y el Centenario del inicio de la Revolución, tanto el GDF como el Gobierno Federal han tratado de hacer cualquier tipo de obras, aunque sean inútiles, con tal de "celebrar" esos aniversarios. Así pues, además de "ayudar al medio ambiente", con tal de que la Ciudad tenga transporte bonito, se anunció que a partir de este mes de Agosto de 2009 inician operaciones nuevas rutas de transporte "ecológico". Las vialidades donde iniciaron fueron, entre otras, el Eje 3 Norte (en la ruta Chapultepec-Aragón), Eje 3 Oriente (en la ruta Metro San Lázaro-Xochimilco), entre otras más. Pero las que más polémica han causado son las que iniciaron este fin de semana. La primera, la repintada de los trolebuses que corren por el Eje Central y que llegan de la Terminal de Autobuses del Sur, en Taxqueña, hasta la Terminal de Autobuses del Norte, en 100 Metros. El problema que ha presentado esta ruta es, además de la confusión por el costo del pasaje, la molestia de varios usuarios que no pueden ya tomar taxis en el Eje Central y que ya no pueden llegar a Tlalnepantla o el Reclusorio Norte (ruta que seguían los antiguos microbuses que circulaban por el Eje Central) debido a que los trolebuses no alcanzan esa distancia y no hay camiones que los lleven más allá de la Central de Autobuses del Norte. La otra ruta que inició operaciones es el Corredor Indios Verdes/La Villa-Centro Comercial Santa Fe (Ruta que inicia en el norte de la Ciudad de México y termina en el Poniente y que utiliza el Paseo de la Reforma desde su inicio hasta su fin y, en una ruta alternativa, el Paseo de las Palmas). Lo único que varió en esta ruta fue el incremento del pasaje: antes ir por esa misma ruta en los RTP (camiones anaranjados con el logotipo del Metro) costaba $ 2.00. Ahora costará $ 4.50 en camiones normales y $ 5.50 en un servicio "ejecutivo" que contará con aire acondicionado, ventanas panorámicas, cámaras de seguridad, etc. El último corredor que se "modernizó" fue el que recorre el Circuito Interior (ahora llamado "Circuito Bicentenario").
La idea de que Marcelo Ebrard, Jefe de Gobierno del DF, implemente nuevas modalidades de transporte ecológico no está mal. El problema es que, como siempre, no hay alternativas de pasaje para los usuarios del transporte público. Muchas de las rutas que antes recorrían los microbuses concesionados no las alcanzan los nuevos transportes. Lo más recomendable hubiera sido el cambio de microbuses, hacer la chatarrización paulatina y también, poco a poco, ir cambiándolos por nuevos camiones que ya no fueran tan inseguros, con el beneficio de conservar las rutas que existían. En fin, ahora veremos qué tal reacciona la gente con estas nuevas medidas. O ustedes, amables lectores, ¿qué opinan? Agradeceré sus comentarios.