POR FAVOR, LEER ESTO ANTES DE LEER EL BLOG

Este blog está abierto a cualquier comentario, opinión y demás que quieran expresar.
Sin embargo, ni blogspot.com, ni el autor de este blog serán responsables por deserción de carreras, mítines políticos, entre otras cosas más que pudieran desencadenarse por leer estas entradas.
Por su comprensión, gracias.

jueves, 29 de septiembre de 2011

El aborto: ¿muerte o decisión de vida?

Bienvenidos a una nueva entrada en este blog, amables lectores. Con ella, finalizo el mes patrio en nuestro país y tocaré un tema bastante polémico, que no sólo en México polariza la opinión pública, sino en todo el mundo. Me refiero al aborto.

Esta semana, en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (en México), se puso a discusión la constitucionalidad local del aborto en San Luis Potosí y Baja California. Aquí cabe destacar que de los 32 estados que componen la República Mexicana, 31 tienen una Constitución Local, a excepción del Distrito Federal, que sólo cuenta con un Estatuto de Gobierno, el cual no da plena garantía ni libertad a la capital del país para decidir sobre las leyes, tal como lo hacen las demás Cartas Magnas de las otras entidades.

Al final, hubieron 7 votos en contra de que se pudieran modificar las legislaturas californiana y potosina (aunque para que sea válida una acción de la Suprema Corte se necesitan 8 votos de los Magistrados), con lo que sigue vigente el precepto de "defender la vida desde el momento de la concepción".

Un caso similar había ocurrido hace unos años, cuando en el Distrito Federal se aprobó en la Asamblea Legislativa capitalina la legalización del aborto, pese a la oposición de la fracción del Partido Acción Nacional en dicho recinto.

Sin embargo, en la población en general la opinión está muy dividida. Mientras algunos apoyan la postura de que sean las mujeres quienes decidan sobre su cuerpo y lo que suceda en él, existen otros más que sostienen que desde el momento en que se unen las células reproductivas, existe ya un nuevo ser vivo, que, de abortarlo la mujer que lo tiene, estaría cometiendo asesinato.

El argumento legal para la aprobar o penalizar el aborto en otras entidades fuera del Distrito Federal, es que ha habido casos en estados como Guanajuato, donde mujeres que han interrumpido sus embarazos por vía "artificial", han sido remitidas a cárceles, donde purgan condenas casi como delincuentes. La mayoría de los personajes públicos que han estado a favor del aborto, mencionan que también lo están a favor de la vida, pero también salvaguardando los derechos de las mujeres. He ahí el meollo de este asunto.

Por su parte, la Iglesia Católica mantiene su postura en contra de "quitarle la vida" a un ser en gestación. De hecho, por ello fue criticado también el Papa Juan Pablo II, quien se oponía a esta práctica, así como a la utilización de métodos anticonceptivos. Esta ideología eclesiástica es la que aún permea en parte de la población mexicana y de casi el mundo entero, por lo que el debate sobre el tema del aborto siempre resulta polémico.

Ustedes, amables lectores, ¿qué opinan? ¿Están a favor o en contra? Agradeceré sus comentarios.

domingo, 11 de septiembre de 2011

10 del 9/11

Bienvenidos a una nueva entrada en este blog, amables lectores. Esta vez les platicaré acerca de un acontecimiento que, sin lugar a dudas, marcó la primera década del siglo XXI y que aún quedan cenizas de ello en el pensamiento de quienes lo vivieron en carne propia y también de las personas que supimos del hecho. Me refiero al atentado al World Trade Center de Nueva York y al Pentágono, el 11 de Septiembre de 2001.

Aquél día era uno cualquiera. Amanecía en Nueva York y también aquí en nuestro país. Recuerdo que por esos entonces yo asistía a la preparatoria, justamente a primer año de ese nivel educativo. Yo estaba en la escuela cuando sucedieron los atentados, pero cuando salí, mi mamá me comentó que en las noticias todo el día informaban acerca de algo que había pasado en Estados Unidos. De inicio, me había dicho que parecía que había temblado.

Cuando llegué a la casa, vi las noticias y me percaté del hecho. No era un temblor. Tampoco un incendio cualquiera. La imagen del segundo avión desplomándose en una de las Torres Gemelas del WTC neyorkino me impactó. Por un momento, creí que estaba viendo una escena de una película, pero no era así.

También recuerdo la imagen de George W. Bush, Presidente de Estados Unidos en ese entonces, cuando le avisaban, en un jardín de niños, de lo acontecido. Su expresión quién sabe si era realmente de sorpresa o de saber la noticia de un hecho consumado, como se haría creer tiempo después.

En el momento del atentado, como me enteré después, los medios nacionales aquí en México no daban información clara o precisa de lo acontecido. Era todo especulación. Conforme pasó el día, se confirmaba que había sido algo totalmente planeado, puesto que no era casualidad que dos aviones comerciales (de American Airlines) se hubieran estrellado directamente contra el centro del poder económico estadounidense y otro más en el Pentágono, el corazón de la seguridad gringa. Poco tiempo después se supo de un cuarto avión, el famoso "Vuelo 93", de United Airlines, que se estrelló en campo abierto, y que, de haber llegado a su destino, se habría impactado en la Casa Blanca o en el Capitolio.

La escena de las torres gemelas derrumbándose fue algo impactante. Durante esa semana, se iban contabilizando los muertos que iban saliendo de los escombros o que perecían producto de la polvareda que se presentó al momento de que se cayeron los edificios.

Casi de inmediato, el gobierno de Bush declaró la guerra no sólo a Al-Qaeda, organización presuntamente responsable del atentado, sino al mundo árabe entero. Desde 2001, ser árabe o parecerlo, era motivo de discriminación y de investigación por parte de las autoridades norteamericanas. Así fue que inició una invasión a Afganistán, país del líder de Al-Qaeda, Osama Bin Laden, que no concluyó sino hasta que cayó el régimen talibán que gobernaba la nación y después de que Estados Unidos provocara la pérdida de varias vidas civiles y militares.

Tiempo después del 11 de Septiembre de 2001, salió a la luz un documental realizado por Michael Moore, donde se exponía la teoría de que el atentado terrorista no había sido únicamente producto de Al-Qaeda, sino que se habría realizado en conjunto y con la complacencia del régimen de Bush. También se ha sugerido que las Torres Gemelas no pudieron haberse caído por acción del impacto de los aviones, puesto que los incendios que provocaron dichas colisiones únicamente afectaban una parte de los edificios, pero no al grado de debilitar la estructura completa ni mucho menos para que se derrumbasen de la forma cuasi perfecta que sucedió.

Un acontecimiento que quizá Bush hubiese querido que sucediera durante su mandato para así alzarse como el protector de los Estados Unidos, pasó ahora bajo la administración de Barack Obama: la muerte de Bin Laden, quien fue señalado como autor intelectual de aquél trágico hecho de la historia mundial.

A diez años de aquella tragedia, aún quedan heridas en familiares, amigos o compañeros de quienes indirecta o directamente perecieron durante o a raíz del 11 de Septiembre de 2001. Ustedes, amables lectores, ¿qué opinan de este hecho? Agradeceré sus comentarios.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Seguridad: el conflicto del sexenio. V Informe de Felipe Calderón.

Bienvenidos a una nueva entrada amables lectores. Con ella, inicio el mes de Septiembre y además, también este blog cumple 4 años con ustedes. Gracias a todos por leer estas entradas y por dejar sus comentarios. Todo lo que escriben aquí enriquece mucho más lo que publico y crea un buen canal de comunicación para debatir ideas. Ojalá siga cumpliendo más años con ustedes dejándoles lo más relevante de la cultura, política e historia de México y el mundo.

Al igual que hace 4 años, en 2007 iniciaba este blog con el Primer Informe del Presidente Felipe Calderón, ahora lo hago pero ya con el penúltimo en todo su sexenio, que culminará en 2012. Y es que este informe fue relevante en varios aspectos: el primero, porque por vez primera se vio un gesto de amistad y colaboración entre tres mandatarios que han mantenido relaciones ríspidas entre ellos o con el Ejecutivo Federal. Me refiero al Gobernador del Estado de México (próximo a concluir su mandato, el 15 de Septiembre), Enrique Peña Nieto y el Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, quienes asistieron al evento de Felipe Calderón en el Museo de Antropología y le dieron respaldo casi absoluto al Presidente en la lucha anticrimen. Pero el otro factor que imperó durante el tiempo que el Ejecutivo Federal diera su mensaje a la Nación fue la inseguridad que afronta el país.

En primer lugar, porque después de los casi 5 años que ha gobernado México, Calderón reconoció que hay deficiencias en la lucha contra el crimen organizado. Pero además, hizo énfasis en un evento suscitado la semana pasada en un casino de la ciudad de Monterrey, en Nuevo León, donde murieron 52 personas asfixiadas producto de un incendio provocado en contra de dicho inmueble.

Aunque los Gobernadores reunidos para escuchar el mensaje del Presidente y algunos legisladores también le dieron respaldo absoluto, de nuevo se puso en boca de todos la responsabilidad de la administración federal y de las locales en dicho asunto.

Como pasó durante prácticamente todo su sexenio, Calderón es señalado como el principal responsable de las muertes que ha causado la guerra contra el narcotráfico, a la cual se han sumado estrategias paralelas, dentro de las que se cuenta la alternativa ofrecida por el Rector de la UNAM, José Narro Robles. Y a palabras del Ejecutivo Federal, es justamente ese tema el que ha opacado los logros del Gobierno Federal, que bien podrían focalizarse únicamente en salud e infraestructura.

Los actos del Casino Royale de Monterrey, catalogados como terroristas, así como los acontecidos unas semanas antes en el Territorio Santos Modelo, estadio del equipo de futbol coahuilense, ponen al descubierto que la delincuencia ya ha penetrado de forma más cínica y cruel a la sociedad civil, que se había mantenido "al margen" dentro de la lucha entre narcos y los gobiernos. Pero además, es un pretexto político perfecto para terminar de hundir al régimen de Felipe Calderón, que aunque sigue siendo un Presidente con una popularidad considerablemente favorable, podría poner en riesgo la continuidad del PAN en el poder y abrirle la brecha al PRI para regresar a Los Pinos, a un PRI que si bien la gente aún no concibe con buenos ojos, lo retornarían por ser "el menos malo".

O ustedes, amables lectores, ¿qué opinan? Agradeceré sus comentarios.