POR FAVOR, LEER ESTO ANTES DE LEER EL BLOG

Este blog está abierto a cualquier comentario, opinión y demás que quieran expresar.
Sin embargo, ni blogspot.com, ni el autor de este blog serán responsables por deserción de carreras, mítines políticos, entre otras cosas más que pudieran desencadenarse por leer estas entradas.
Por su comprensión, gracias.

domingo, 29 de abril de 2012

2012: ¿El regreso del dinosaurio, continuidad o cambio? Parte III.

Bienvenidos a una nueva entrada en el blog, amables lectores. Continúo con la serie de los candidatos a la Presidencia de la República, para que los conozcan más a fondo y decidan (quienes radican en la República Mexicana y nuestros paisanos en el extranjero) quién será quien gobierne los destinos del país durante los próximos seis años. Ahora, toca el turno amarillo.

Andrés Manuel López Obrador (PRD-PT-Movimiento Ciudadano).

Quizá el más veterano de los cuatro candidatos, porque nació en Tabasco (más específicamente, en Macuspana) en 1953, López Obrador hereda la tradición perredista de postularse en varias ocasiones para el mismo puesto.

Es hijo de comerciantes, que vivían de forma modesta en Tabasco, pero que pudieron ofrecerle una educación buena. Llegó a la Ciudad de México para estudiar en la UNAM, donde comenzó a involucrarse en algunos pequeños grupos que perseguían los ideales socialistas de aquél entonces (más o menos, la década de los 70).

Conoció a varios de los principales líderes priístas y se afilió al partido. Ocupó diversos cargos públicos durante el tiempo que estuvo en el tricolor y, se dice también que fue quien compuso el himno del PRI. Su actitud trabajadora y hasta cierto punto servil, la heredó desde muy chico, cuando ayudaba a su familia a administrar los pequeños negocios que tenían. Igualmente, de su juventud temprana le viene la costumbre de madrugar, misma que mantiene con sus "conferencias matutinas", que llevó a cabo durante los cinco años que gobernó la Ciudad de México (2000-2005) y que le valieron una fama de ser político tempranero.

En las elecciones de 1988, apoyó al Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas como posible candidato del PRI a la Presidencia de la República. Sin embargo, debido a que se postuló a Carlos Salinas de Gortari para suceder a Miguel De la Madrid en Los Pinos, Cárdenas se separó del PRI y fundó el Frente Democrático Nacional, del cual López Obrador fue militante desde sus inicios. Esta asociación política, antecedente del PRD, que se fundó en 1989, lanzó al propio Andrés Manuel como candidato a Gobernador de su estado natal, Tabasco. No ganó la elección, pero tampoco se dio por vencido. Su crítica al PRI, así como los diferentes apoyos que realizó para hacer que varias comunidades marginadas pudieran progresar poco a poco, fue lo que finalmente lo sacó del partido.

En 1989 fue electo Presidente del PRD, y fue en 1994 cuando volvió a contender por el gobierno de Tabasco, esta vez, enfrentándose a un candidato que, si bien era priista, no contaba con el apoyo completo de la Presidencia de Ernesto Zedillo. Su nombre: Roberto Madrazo. A pesar de que fue una elección competida, finalmente se le dio el triunfo al PRI. Ello hizo que López Obrador se inconformara y llegara a realizar una marcha hacia el Zócalo de la Ciudad de México para presionar al Gobierno Federal de anular la elección (con supuestas pruebas que daban a conocer los excesivos gastos de campaña de Madrazo). Zedillo no hizo nada por revertir el resultado. Sin embargo, negoció tanto con los triunfadores de la elección como con el movimiento lopezobradorista, para evitar un levantamiento civil en el propio Distrito Federal o en Tabasco.

En 2000, después de una reforma al Estatuto de Gobierno del Distrito Federal realizado por la primera Asamblea Legislativa (en la que rindió protesta el Ingeniero Cárdenas como Jefe de Gobierno en 1997), se estipuló que quien llegara a gobernar la capital de la República ocuparía el cargo seis años y no tres como se había realizado. Para esa contienda, estaban postulados, por el PAN, Santiago Creel Miranda; por el PRI, Jesús Silva-Herzog; y el PRD tenía una elección interna, donde los candidatos eran Demetrio Sodi, Pablo Gómez y el propio López Obrador. Contra todas las adversidades y pronósticos, López Obrador logró la candidatura y abanderó al partido del sol azteca para dichos comicios. El "Efecto Fox" se sintió en el Distrito Federal, porque la elección para Jefe de Gobierno de ese año fue la más competida. López Obrador apenas le ganó por un 1.3 % a Santiago Creel, del PAN, quien una vez siendo Vicente Fox presidente, llegó a ocupar la Secretaría de Gobernación.

Pronto, el Jefe de Gobierno del DF se convirtíó en una piedrita en el zapato del Presidente Fox, primero, quitándole popularidad a su gobierno, y después, siendo una suerte de rival del Ejecutivo nacional. Y no era para menos, debido a que el mandatario capitalino se había ganado la simpatía de la población chilanga gracias a las acciones y programas sociales que comenzó a ejecutar, mismas que, en cierta medida, opacaron (por lo menos en la Ciudad de México) al programa federal Oportunidades.

Pero la controversia del tabasqueño no se hizo esperar. Entre tantas cosas, porque se decía que durante su mandato, la Ciudad se endeudó a niveles inimaginables y porque, aunque Vicente Fox había decretado que el Gobierno Federal y los estatales transparentaran sus acciones, la capital de la República era la única entidad (o de las únicas) que jamás pusieron a los ojos del público los ingresos, egresos, contratos, etc., que exigía ya la Ley de Transparencia.

La confrontación Fox-López Obrador llegó a los niveles de que, durante el tiempo que gobernaron ambos mandatarios a nivel federal y local respectivamente, éste último se negó a implementar el Seguro Popular en la Ciudad de México. A cambio de ello, los capitalinos que no contaban con Seguro Social o afiliación al ISSSTE, debían casi forzosamente asistir a las instituciones de salud del Gobierno del Distrito Federal. La cereza del pastel para el Gobierno Federal en contra de López Obrador, fue hallar un supuesto desacato de una resolución judicial por parte del GDF, lo que desembocaría en un juicio político contra el propio Jefe de Gobierno y su inminente desafuero. Fue así que en Abril de 2005, la Cámara de Diputados realizó dicha acción en contra de López Obrador, quien estuvo a punto de ingresar al Reclusorio. Sin embargo, la acción de diputados como Gabriela Cuevas, del PAN, y otros más que ayudaron a pagar la fianza del tabasqueño, impidió su encarcelamiento. En estas fechas, Juan Pablo II había muerto y López Obrador diría que "le daban más tiempo de televisión al Papa que a su desafuero", con lo que comenzaba su tesis de la inequidad en los medios.

Previo a su desafuero, en 2004, el gobierno de López Obrador había recibido otro golpe, debido a que miembros de su gabinete o cercanos a él (entre los que estaban Carlos Ahumada, René Bejarano y Gustavo Ponce [Secretario de Finanzas del GDF]) se veían inmiscuidos en unos videos, donde se observa que están recibiendo dinero o gastándolo. Supuestamente la recepción de efectivo sería para financiar algunas campañas, y en el caso de Ponce, que se fue a Las Vegas siendo funcionario del gobierno capitalino, el despilfarro sería con dinero recaudado de la propia dependencia. Otros más que fueron captados en esas situaciones, fueron los Jefes Delegacionales en Gustavo A. Madero y Tlalpan, Octavio Flores Millán y Carlos Imaz Gispert, respectivamente. El primero, huyó dejando el cargo vacante y el segundo, enfrentó en un tiempo a la justicia.

Con todos los tropezones, López Obrador renunció a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal en 2005, dejando a Alejandro Encinas en el cargo, y comenzó su campaña por la Presidencia en 2006. Sería el puntero en las preferencias electorales hasta que el PAN eligió a Felipe Calderón como su candidato. La campaña albiazul se basó en el desprestigio del tabasqueño y llegó a tener efectos, puesto que ambos candidatos se acercaron en las encuestas. Quizá la negativa de López Obrador de asistir a uno de los debates, fue algo que le pudo propinar un golpe bajo a su campaña. El 2 de Julio de 2006, día de la votación, el Instituto Federal Electoral, en voz de Luis Carlos Ugalde, su presidente, no declararía ganador de la elección. Sin embargo, el miércoles siguiente, se definía que Felipe Calderón, el candidato del PAN, había triunfado y sería el próximo presidente. A partir de ahí se inició una campaña de desprestigio del IFE por parte de López Obrador y el punto culminante fue el bloqueo sobre el Paseo de la Reforma, que duró casi el último semestre de 2006, hasta que, en Noviembre de ese año, y ya habiendo sido declarado presidente electo Felipe Calderón por el Tribunal Electoral del Poder Judicial, López Obrador "tomó protesta" como "Presidente Legítimo de México" en el Zócalo de la Ciudad de México.

Este 2012, Andrés Manuel López Obrador llega como ave fénix, quizá con una fuerza menor que en 2006, o tal vez con una mayor. ¿O ustedes, qué opinan amables lectores? Agradeceré sus comentarios.

sábado, 28 de abril de 2012

2012: ¿El regreso del dinosaurio, continuidad o cambio? Parte II.

Bienvenidos a una nueva entrada, amables lectores. Continuaré con la serie dedicada a los candidatos a la Presidencia de la República, y en general a las elecciones de este 2012. Ahora toca el turno de conocer quién está contendiendo por el equipo azul y blanco en la carrera hacia Los Pinos.

Josefina Vázquez Mota (PAN).

Una economista nacida en 1961 en el Distrito Federal, hija de un dueño de franquicias de Comex, inscrita en escuelas públicas de Azcapotzalco y otras zonas de la capital mexicana, y egresada de la Universidad Panamericana, Josefina Vázquez Mota no pintaba para ser política.

Había escrito un libro, un best seller que parecía una especie de manual de superación o autoayuda para las mujeres. "Dios mío, hazme viuda por favor", es el nombre de su obra literaria. Desde ese momento, se dedicó a dar conferencias en varios sitios donde era invitada y llevaba una buena vida, producto de sus cobros por dichos eventos.

Sin embargo, el hecho de que una amiga suya la contactara con Abelardo Escobar Prieto (actual Secretario de la Reforma Agraria) para que Josefina y él se postularan por una fórmula a la Cámara de Diputados, de la cual resultaron en primer lugar, hizo que "Pina" entrara en el mundo de la política.

Hábil como conferencista, el don de la palabra le abrió las puertas en la zona legislativa. Ello le valió, quizá, que durante el sexenio 2000-2006 el Presidente Vicente Fox Quesada la invitara a formar parte de su gabinete, siendo Secretaria de Desarrollo Social, desde donde impulsó el programa Oportunidades, con ayuda de un equipo propio y que aún sigue vigente en algunas instituciones gubernamentales de la administración de Felipe Calderón.

El programa que arrancara la Secretaria de Desarrollo Social foxista, era la continuación de aquel que se iniciara bajo el régimen de Ernesto Zedillo (el último presidente priista hasta el momento), Progresa. El trabajo del nuevo proyecto de la primera administración panista, tuvo la prueba difícil de resarcir el daño ocasionado y ayudar a las familias afectadas por un violento huracán que se suscitara en 2002 en el Caribe y Golfo de México (más específicamente, en los estados de la Península de Yucatán). El logro del cual presume la ahora candidata a la presidencia, fue la instalación de pisos firmes en varias comunidades marginadas del país.

Fue tal la trascendencia y el "buen trabajo" desempeñado por la Secretaria, que en 2006 fue parte del equipo de campaña del candidato del PAN a la Presidencia, Felipe Calderón. Ella debía coordinar la parte política. Y, cuando se supieron ganadores de la contienda los albiazules, fue la propia Josefina quien tuvo que ser la conciliadora entre la mayoría de los partidos politicos y el presidente electo. Eso, sin embargo, no sucedió con la coalición PRD-PT-Convergencia, que postulaba a Andrés Manuel López Obrador, quien nunca reconoció los resultados de la elección de Julio de 2006.

Al ser nombrado el gabinete calderonista, Vázquez Mota llegó a la Secretaría de Educación Pública, después de que se rumoraba que estaría comandando la cartera de Gobernación, a la cual había renunciado Francisco Ramírez Acuña (ex Gobernador de Jalisco), para contender por una diputación para el trienio 2009-2012. Quizá el destino la salvaba de la tragedia que opacaría y que haría mítica a dicho sector del gobierno: la muerte -accidental o provocada- de Juan Camilo Mouriño, en Noviembre de 2008.

Con todo, el tiempo que Josefina estuvo en la SEP no fue del todo agradable. Tal vez ahí nació el distanciamiento del Partido Nueva Alianza (que ahora postula a alguien que sólo aspirará a conservar el registro de la agrupación política) y el PAN. El primero, vía su fundadora, la "maestra" Elba Esther Gordillo (lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación), sería un aliado del Presidente Fox y, en un inicio, de Calderón. Sin embargo, una ríspida relación entre ella y la Secretaria Vázquez Mota desembocó en una ruptura, que obviamente se agudizaría siendo la propia Josefina la abanderada del PAN para la Presidencia.

Así pues, la encargada de la política educativa, renunciaría a dicha responsabilidad en 2009, cuando fue candidata y posteriormente electa como diputada federal, desde donde se fraguó su postulación a la elección interna del PAN para elegir a quien los representara en la contienda electoral de 2012.

Con un aventajado Enrique Peña Nieto en las encuestas y un Andrés Manuel López Obrador que comenzaba a despegar, Josefina Vázquez Mota llegó a ser la tercera en discordia, colocándose por debajo del candidato amarillo durante un tiempo. Hoy, aunque sigue siendo una posibilidad de voto, al igual que el tabasqueño del PRD, se antoja complicada la diferencia porcentual que llevan ambos en su camino por llegar a la Silla Presidencial. O ustedes, amables lectores, ¿qué opinan de Josefina Vázquez Mota? Agradeceré sus comentarios.

martes, 24 de abril de 2012

2012: ¿El regreso del dinosaurio, continuidad o cambio? Parte I.

Bienvenidos a una nueva entrada en este blog, amables lectores. En esta ocasión comentaré acerca de un fenómeno que se ha venido suscitando desde que inició la "campaña" a la Presidencia de la República en nuestro país, y que parece que no tendrá un cambio drástico de aquí hasta el próximo 1° de Julio, día de la elección. Me refiero a la posición que tienen, hasta el momento, los candidatos punteros de la contienda electoral con miras a la fecha citada. Veámoslos uno a uno.

Enrique Peña Nieto - PRI/Partido Verde.


Dirían varios analistas políticos que el ex Gobernador del Estado de México, pariente de otro mandatario mexiquense, Arturo Montiel Rojas, ha venido haciendo campaña desde que tomó posesión del Ejecutivo estatal. Y quizá no se equivocan. Enrique Peña Nieto, último gobernante de la entidad emanado del "Grupo Atlacomulco" (que casi por tradición era la cuna de diversos actores políticos del Estado de México), inició su período de gobierno en 2005. En aquella campaña, se enfrentaba a dos candidatos un tanto complicados: por el PRD, Yeidckol Polevnsky, quien comenzaba a cobrar un poco de fuerza al efecto cercano de López Obrador (en aquel entonces, Jefe de Gobierno del Distrito Federal con licencia, debido a que ya empezaba su campaña por la sucesión presidencial de 2006), y por la alianza PAN-Convergencia, el ex alcalde de Tlalnepantla, Rubén Mendoza Ayala, quien se antojaba sería el siguiente Gobernador. Sin embargo, el enfoque que se le dio desde ese momento al priista era el de ser el "bien portado", el "niño bonito" pues, de la política mexiquense. Los errores de Mendoza, quizá, fueron un buen pretexto que supieron aprovechar los tricolores para posicionar más a su candidato y resultar vencedores en las elecciones de Julio de 2005.

Peña Nieto gobernó prácticamente al amparo de su familiar y padrino político, Arturo Montiel, su antecesor en la gubernatura mexiquense. Durante todo su mandato, se enfocó a cumplir los "compromisos" de campaña que habría firmado y notariado, justamente para obtener más votos y hacer que la gente volteara a su candidatura para ganar las riendas del Estado de México. Al inicio de su gobierno, se enfrentaba aún al "Corredor Azul", una zona próspera de la entidad, gobernada por el PAN (entre los municipios de ésta se encontraban Tlalnepantla, Naucalpan, Atizapán de Zaragoza, Cuautitlán Izcalli, entre otros) y a una zona dominada por el PRD, al oriente del Estado (en municipios como Ecatepec [la "joya de la corona" mexiquense], Nezahualcóyotl, Chimalhuacán, y otros más). Sin embargo, el trabajo de imagen que ya venían haciendo con el ahora Gobernador, logró que para las elecciones de 2006, donde se renovaron los Ayuntamientos, el PRI saliera vencedor y prácticamente exterminara los bastiones panistas y perredistas que significaban un buen número de votantes para el tricolor.

Una noticia casi opaca el "buen desempeño" del mandatario mexiquense en 2007, puesto que, de forma repentina, se supo que su esposa, Mónica Pretelini, falleció de una supuesta crisis convulsiva. Hasta la fecha, el deceso de la señora sigue siendo un misterio, sobre todo porque no se sabía, antes del hecho, que ella padeciera de alguna enfermedad que pudiera provocarle la muerte. En una entrevista hecha por el periodista Jorge Ramos, para la cadena Univisión, Peña Nieto titubeó al momento de que se le cuestionó de qué habría muerto su ex esposa. No supo qué responder.

Sin embargo, el hecho de la muerte de su ex mujer no cimbró la fama del Gobernador. A diferencia de otros gobiernos estatales, quizá, el del Estado de México tuvo una campaña mediática muy fuerte y de gran difusión. Durante los seis años que gobernó, no había noticiario en donde no hubiera una nota de lo que "hacía" el mandatario. Que si inauguraba un hospital, una autopista, una calle, lo que fuera, era televisado.

Tantas fueron las transmisiones de lo que realizaba Peña Nieto, que justamente en 2010, otra noticia cimbró, por unos cuantos días, al gobierno estatal. Una madre lloraba a su pequeña hija que se había extraviado o que quizá se la habían robado y no se tenía rastro alguno de ella. La mamá se llama Lizette Farah y pedía a los medios de comunicación y a la sociedad en general, el retorno de su niña. Se llamaba Paulette. De inmediato, se puso atención a la actuación de la Procuraduría General de Justicia del Edomex., en ese entonces comandada por Alberto Bazbaz. La supuesta investigación del caso, revelaba que los papás de la niña podían haber estado involucrados en su desaparición. Fue tal la magnitud de la nota que hasta el FBI tuvo que intervenir en la resolución de dicha situación. Finalmente, la PGJ estatal daría por concluido el caso diciendo que la niña se había encontrado muerta en su casa, debajo de su cama, como si se tratase de un suicidio (aludiendo la "enfermedad" mental que sufría Paulette y que su mamá habría mencionado en alguna declaración por televisión). De inmediato, y al saber la ineptitud de su Procurador Bazbaz, Peña Nieto no dudó en sustituirlo de la dependencia.

Con todo ello, el niño del copete seguía preparándose ya para "la grande", no sin antes designar, en 2011, a su sucesor, quien le garantizó al PRI casi el 100 % de la votación en el Estado de México. Su nombre, Eruviel Ávila, originario de Ecatepec y no de Atlacomulco, como marca la tradición de donde salen los Gobernadores de la entidad. Si quedaban "compromisos" sin cumplir, era lo de menos. Peña Nieto debía irse ya a construir su imagen y candidatura para la Presidencia de la República. Fue "electo" en un proceso donde sólo estaba compitiendo contra él Manlio Fabio Beltrones, quien poco tiempo después de que se abrió la competencia al interior del PRI, se retiró de la contienda.

La inclusión de las notas de Peña Nieto como Gobernador en televisión abierta, así como el cuidado de su imagen, sumado a su boda "de ensueño" con la actriz Angélica Rivera, hicieron del mandatario mexiquense un producto favorito para la multitud. Quitándole el hecho de que el Estado de México haya sido el número uno en feminicidios (homicidios contra mujeres) durante su mandato, desplazando en esa posición a la temida Ciudad Juárez, de Chihuahua, así como ser una entidad gobernada prácticamente por familiares de Montiel, Del Mazo y Peña Nieto (o sea, nepotismo), el ahora candidato del PRI a la Presidencia inicia y aún conserva su posición puntera en las preferencias electorales, donde parece que no hay, hasta el momento, personaje alguno que pueda hacerle contrapeso.

Ustedes, amables lectores, ¿qué opinan de Peña Nieto? Agradeceré sus comentarios.